Una línea roja une al Monstruo de Frankenstein con el Fantasma del Manifiesto Comunista. El rostro fragmentado del Apátrida siembra de pesadillas las noches de los amos, porque en sus ojos late la insurrección.